jueves, 18 de diciembre de 2008

Bush deja listos a Obama planes por si debe afrontar una crisis enseguida

Los informes prevén desde un ciberataque masivo hasta una escalada nuclear

Idoya Noain
Nueva York
18/12/2008

Hay muchas situaciones sin precedentes en la actual transición en el poder en EEUU, y una de ellas es una intensa colaboración de la Administración saliente con la entrante en materia de seguridad. Según revelaba ayer The New York Times, el equipo de George Bush ha preparado más de una docena de planes de contingencia que puedan servir como guía a Barack Obama y su Gabinete en caso de que estallara una crisis internacional en los primeros días de su mandato. Las situaciones planteadas van desde una escalada nuclear en Corea del Norte hasta un ciberataque a los sistemas informáticos de EEUU o un estallido de inestabilidad en Oriente Próximo.

Esa cooperación podría ser interpretada como un intento del Gobierno saliente de dictar el camino que debería seguir Obama, pero ese extremo ha sido negado al diario neoyorquino tanto por el equipo de Bush como por colaboradores del presidente electo, aunque ningún asesor directo de Obama ha hecho declaraciones públicas.

Primera transición tras el 11-s

En concreto, se han elaborado más de una docena de informes que enumeran opciones que podría tomar en consideración Obama --no acciones específicas-- si la hipotética situación de crisis se hiciera real. "No es un menú exhaustivo, ni excluyente, ni preceptivo", según Gordon Johndroe, un portavoz de la Casa Blanca.

No es la única faceta de este plan de cooperación en seguridad en la primera transición en EEUU tras el 11-S. El Departamento de Seguridad Nacional --que no existía antes de que Bush llegara a la Casa Blanca y se creó justo después de los atentados-- ha impartido formación a casi un centenar de funcionarios de carrera que trabajarán en distintos departamentos mientras los nominados por Obama se enfrentan a sus procesos de confirmación por las cámaras. Esa formación empezó ya antes de las elecciones.
La Administración ha invitado también a miembros del equipo de Obama a unos ejercicios de entrenamiento que tendrán lugar el 12 y el 13 de enero en los que la premisa será qué pasaría si un solo ataque acabara de una vez con todo el liderazgo de la nación.

El plan de colaboración incluye, asimismo, próximas reuniones informativas de actuales mandos en la lucha antiterrorista con sus sucesores en las que se apuntará a las que esos expertos en la lucha contra el terrorismo identifican como las principales amenazas para el país.

(Extraído de www.elperiodico.com)