martes, 14 de abril de 2009

¿Extraña coincidencia?

Una agencia federal planeó un simulacro en el que un avión chocaba contra un edificio… el pasado 11 de septiembre

Washington (AP)
22/8/2002

En lo que el gobierno describe como una extraña coincidencia, una agencia de inteligencia de Estados Unidos había programado para el 11 de septiembre un ejercicio durante el cual un avión perdido se estrellaba contra uno de sus edificios. Pero la causa no era el terrorismo. Se trataba de un simulacro de accidente.

Funcionarios de la Oficina Nacional de Reconocimiento (National Reconnaissance Office), con base en Chantilly, Virginia, habían programado un ejercicio para esa mañana en el que un pequeño jet privado se estrellaría contra una de las cuatros torres del complejo de edificios de la central de la agencia como consecuencia de una avería mecánica.

La agencia está situada a 4 millas (6,5 km) de las pistas del aeropuerto internacional Dulles de Washington.

"Jefes de la agencia idearon el guión para probar la capacidad de los empleados de reaccionar ante un desastre", dijo el portavoz, Art Haubold. No iba a participar un avión real. Para simular el daño de la caída, debían clausurarse algunas escaleras y salidas, obligando a los empleados a buscar otras maneras de evacuar el edificio.

"Ha sido una increíble coincidencia que en este suceso estuviese implicado un avión que se estrellaba contra nuestras instalaciones", dijo Haubold. "Tan pronto como supimos lo que estaba pasando realmente cancelamos el ejercicio".

"El terrorismo no tenía nada que ver con el ejercicio, el cual había sido planeado hace bastantes meses", dijo.

Se agrega además a esa coincidencia que el vuelo 77 de American Airlines (el Boeing 767 que fue desviado y se estrelló contra el Pentágono) había despegado de Dulles a las 8h10 el 11 de septiembre, 50 minutos antes del comienzo del ejercicio. Este vuelo se estrelló contra el Pentágono alrededor de 9h40, matando a los 64 pasajeros del avión y a 125 miembros del Pentágono.

La Oficina Nacional de Reconocimiento maneja muchos de los satélites espía de la nación. Recibe su personal de las fuerzas armadas y de la CIA.

Después de los ataques del 11-S, la mayoría de las 3.000 personas que trabajan en la central de la agencia fueron enviadas a casa, a excepción de los servicios mínimos.

Esto se dio a conocer en un anuncio de una conferencia de Homeland Security en Chicago.

En la promoción del orador John Fulton, un funcionario de la CIA asignado como jefe de NRO división estratégica del juego, el anuncio dice: "En la mañana del 11 de septiembre de 2001, el Sr. Fulton y su equipo ... estaban ejecutando un simulacro pre-planeado para explorar la respuesta de emergencia a las cuestiones que se crearían si un avión se estrellara contra un edificio. Poco sabían que el escenario se haría realidad de manera tan dramática ese día".

La conferencia está organizada por el Consejo Nacional de Aplicación de la ley y el Instituto de Seguridad (National Law Enforcement and Security Institute).

Artículo original

Perdón por la pésima traducción.



Coincidencias en 11-S, 11-M y 7-J