jueves, 16 de julio de 2009

¿Quién es Sibel Edmonds?


Sibel Edmonds: Una patriota silenciada, injustamente despedida, pero luchando por ayudar a mantener la seguridad de América. (26/1/2005)

Sibel Edmonds, una turco-americana de 32 años, fue contratada como traductora por el FBI poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 debido a su conocimiento de las lenguas de Oriente Medio. Fue despedida menos de un año más tarde, en marzo de 2002 por informar a sus superiores sobre informes mal redactados y brechas en la seguridad que podrían haber impedido esos ataques.

Edmonds ha estado luchando contra la corrupción que impregna el FBI desde su injusto despido y lo impugnó en julio de 2002. El 6 de julio de 2004, el magistrado Reggie Walton del Tribunal del Distrito de Columbia desestimó el caso de Edmonds, citando el privilegio del gobierno sobre secretos de Estado. La Unión Americana de Libertades Civiles representa a Edmonds en su recurso de apelación de ese fallo. Argumentos orales en el caso estaban programados para el 21 de abril de 2005.

Dicho privilegio, en el caso de ser recurrido, permite al gobierno bloquear la revelación de cualquier material en los litigios, que, en caso de divulgarse, pudiera causar daño a la seguridad nacional. Sin embargo, el gobierno ha empleado este privilegio para desestimar por completo el caso Edmonds, en un esfuerzo de no quedar en vergüenza. Siendo Edmonds traductora del FBI, descubrió documentos mal traducidos relativos a los ataques del 11 de septiembre e informó de la mala calidad de esos trabajos a sus superiores. Asimismo, expresó su preocupación por un compañero de trabajo que anteriormente había trabajado para una organización bajo la vigilancia del FBI y que tenía relación con un oficial de inteligencia extranjero, que también estaba bajo vigilancia. Además, Edmonds afirmó que le dijeron que trabajara más despacio para dar la apariencia de que la agencia estaba sobrecargada de trabajo, por lo que recibiría un mayor presupuesto, a pesar de que un gran número de documentos necesitaban ser traducidos.

A pesar de que siguió todos los procedimientos adecuados para la presentación de informes relativos a su preocupación a la cadena de mando, Edmonds sufrió represalias en su contra y fue despedida. Después de haber finalizado, muchas de las denuncias de Edmonds fueron confirmadas por el FBI en información desclasificada al Congreso. Más de dos años más tarde, en mayo de 2004, el Departamento de Justicia con carácter retroactivo clasificó la información dada por Edmonds en sus citaciones, así como la información del FBI, y obligó a los miembros del Congreso a eliminar la información publicada en sus webs.

El Proyecto de Supervisión del Gobierno (POGO) demandó al Departamento de Justicia y al Fiscal General John Ashcroft en junio de 2004 alegando que el carácter retroactivo de la clasificación del testimonio de Edmonds era una violación de la Primera Enmienda. Ese pleito está todavía pendiente, aunque Ashcroft y el Departamento de Justicia se han encargado de desestimar la demanda.


El notable acto de clasificación con carácter retroactivo es un peligroso ejemplo de abuso del secreto por el gobierno con respecto al caso Edmonds. Al menos dos senadores, Charles Grassley (R-Iowa) y Patrick Leahy (D-Vermont) apoyan públicamente a Edmonds y han forzado al Departamento de Justicia a desclasificar al menos una parte de su investigación sobre su despido.

El 14 de enero de 2004, en el sumario no clasificado sobre el caso Edmonds del Inspector General del Departamento de Justicia de la Nación, expresaba que muchas de sus reivindicaciones "eran fundadas, que el FBI no las tomó suficientemente en serio, y que sus alegaciones eran, de hecho, el factor más importante para que el FBI tomara la decisión de poner fin a sus servicios".

(Extraído de www.11-septiembre-2001.biz)

Artículo relacionado:

“No podemos permitir que descubran el pastel del 11-S”


Kill the Messenger
(documental sobre Sibel Edmonds, en inglés)