martes, 25 de noviembre de 2008

Alemania desmiente su vínculo con el atentado en Kosovo

Rafael Poch
Berlín
25/11/2008

Alemania estaba en contra de la guerra de Iraq, pero sus servicios secretos colaboraban con la CIA en Bagdad. También espiaban a periodistas y pagaron millones de euros a un turbio informante que facilitó datos sobre dinero negro en la banca de Liechtenstein. Ahora tres supuestos agentes han sido pillados en Pristina, la capital de Kosovo, como presuntos autores del atentado que sufrió el 14 de noviembre la sede de la Unión Europea. Parece que el BND, el Servicios Federal de Información, la rama exterior de los servicios secretos alemanes, no gana para chapuzas.

El atentado no fue gran cosa: 300 gramos de TNT en el patio de la sede europea, sin víctimas y con algunos cristales rotos. Los tres ciudadanos alemanes son, oficialmente, empleados de la empresa "Logistic Coordination Assesment Services", que, según fuentes de la agencia DPA, es una tapadera del BND. Los tres fueron detenidos cinco días después, uno de ellos fotografiando los daños del atentado, y han sido encarcelados por treinta días en Pristina en calidad de sospechosos de atentado terrorista. En Berlín, ni el BND ni el gobierno han querido comentar el episodio. "La idea de que el gobierno alemán pudiera estar implicado en atentados terroristas es absurda", dijo ayer el portavoz Thomas Steg. A través del diario Bild, el BND atribuye oficiosamente el asunto a "extremistas" opuestos a la presencia extranjera, pero, según el Süddeutsche Zeitung, la policía de Kosovo seguía a los tres desde hacía tiempo y dispone hasta de videos en los que se les ve arrojando el artefacto. En el Bundestag ya se pide una reunión de la comisión parlamentaria de control.

El contexto de este episodio es revelador. Tras las bombas de la OTAN, en Belgrado hay por fin un gobierno con el que la UE se puede entender. Los serbios apoyan un plan de despliegue de un contingente de 2000 policías y agentes judiciales de la UE (EULEX), que los albaneses rechazan. El atentado tuvo lugar cuatro días después del rechazo albanés. El atentado podría haber sido una chapuza para presionar el sí de los albaneses al plan europeo. Aun más interesante sería saber quien puso a la policía kosovar tras la pista de los presuntos "James Bond" alemanes.

(Extraído de www.lavanguardia.es)

Los alemanes detenidos en Kosovo son agentes del BND, según "Der Spiegel"

Artículo original en "Der Spiegel" (en inglés)

¿Eran soldados-espías?