martes, 3 de febrero de 2009

Intento de terminar con la neutralidad de Internet: un golpe para los escritores de blogs

Sherwood Ross
Global Research
2/2/2009

Una prominente autoridad legal advierte de que, si se permite a las empresas de cable y telefónicas que transmiten datos por Internet cargar tarifas más elevadas a algunos productores por un servicio más rápido, el resultado sería un «golpe pleno contra la libertad política».

Esto se debe a que el cambio permitiría a los ricos «hacerse rápidamente con las transmisiones a gran velocidad (para su contenido comercial de ínfima calidad) igual que lo hicieron con la radio y la TV, e igual que cuando su comportamiento de increíble búsqueda de beneficios afectó de forma extremadamente dañina al periodismo escrito», escribe Lawrence Velvel, decano de la Facultad de Derecho de Massachusetts .

El ruego de Velvel pidiendo «neutralidad para internet» se incluye en su nuevo libro, An Enemy of The People (un enemigo del pueblo). En esencial, escribe, el cambio propuesto es un «intento por parte de los ricos para convertir Internet en otro almacén más de su poder…».

Según escribe Velvel, con el programa que intentan hacer realidad las empresas de transmisión, «las grandes empresas pagarían más, sin duda mucho más, para que sus mensajes, vídeos, audios y cualquier otro contenido se transmitiera a gran velocidad. El resto de nosotros, campesinos, que no podríamos permitirnos el movimiento rápido de nuestro contenido, pagaríamos menos y lo moveríamos con más lentitud».

«Podemos estar seguros de que cualquier persona media con algo que decir se verá relegada a unas transmisiones de menor velocidad», escribe Velvel. «El mundo de los blogs y el uso de internet por los ciudadanos medios para propósitos políticos estaría rápidamente muerto».

Según savetheinternet.com, «las mayores empresas de teléfonos y cable del país, entre ellas AT&T, Verizon, Comcast y Time Warner, quieren ser los guardianes de internet y decidir qué sitios web van rápido, cuáles van despacio y cuáles ni siquiera podrán cargarse».


«De lo que se trata», explica Velvel, «es de un grupo de capitalistas irredentos que piensan que no hay nada más importante que hacerse con todo el dinero que se les permita. Igual que con las empresas petroleras y los bancos de inversión, no les basta con los grandes márgenes de beneficios y los cientos de millones anuales que reciben sus presidentes y directores generales. Quieren más. Siempre quieren más. Nada les importa. Las empresas de transmisión no son distintas».

Velvel señaló: «El tipo medio no puede publicar en un periódico y no puede permitirse pagar para aparecer en la radio en la televisión. Su voz es limitada. El gran beneficio de internet, la razón por la que es justo afirmar que es la nueva versión de la imprenta de los pobres (que es cómo se llamaba antes a los piquetes y las manifestaciones), es que dio a todos la oportunidad de decir lo que querían de forma inmediatamente disponible para cualquiera que lo encontrara o que supiera y quisiera leerlo».

«Esa es la razón por la que aparecieron decenas de millones de blogs», continúa Velvel, «de los cuales (al menos) algunos miles trataban sobre temas políticos, algunos con gran impacto político».

Además de Velvel, otros han hablado también de los intentos por destruir la neutralidad de la red. Como consecuencia de una decisión de 2005 de la Comisión de Comunicaciones Federal de Bush, la neutralidad de internet, «la base de una internet abierta y libre, quedó en peligro», afirma STI. «Ahora los grupos de presión de las empresas telefónicas y de cable están luchando por bloquear una legislación que volvería a instaurarla».

«Sin ella, las empresas emergentes y los emprendedores se verán expulsados del mercado por las grandes empresas que pueden pagar por obtener un lugar destacado en la red», afirma STI.

«Si el Congreso deja internet en manos de los gigantes del cable y de teléfono, todos los que la usamos nos veremos afectados», continúa. «La conexión a la oficina tardará más tiempo si no se compran las aplicaciones preferidas del proveedor. La velocidad de envío de fotos y vídeos familiares se verá reducida al mínimo. Las páginas web que siempre se usan para la banca electrónica, el acceso a la información sanitaria, la planificación de un viaje o la comunicación con amigos y familiares podrían caer víctimas de los programas de velocidad de pago».

STI advirtió de que las consecuencias del abandono de la neutralidad de internet serían «devastadoras». «La innovación sufriría, la competencia se vería limitada y el acceso a la información, restringido. La libre opción y el libre mercado se verían sacrificados ante los intereses de unos pocos ejecutivos corporativos».

(Extraído de www.rebelion.org)


Salvar internet

20/2/2007

Desde hace meses se esta debatiendo en Estados Unidos una petición por parte de varias empresas de telecomunicaciones, que controlan los ISP (proveedores de servicio de internet), para cambiar la politica que reina en internet.

Cuando internet fue inventado se tomo una decisión que ha sido hasta el dia de hoy critica para la evolución tan fantástica que esta plataforma ha tenido, una decisión que nadie sabia si iba a ser buena o no en su dia, pero todos aquellos que diseñaron internet comparten, hoy por hoy, que fue lo mejor que se podía haber hecho entonces. Esta decisión se basaba en dejar la "lógica" en los "extremos".

Por "lógica" entendemos los procedimientos lógicos que los terminales digitales son capaces de procesar.

Por "extremos" entendemos las partes comunicantes, no el medio por el que se comunican.

Por tanto mantener la lógica en los extremos significaba que los terminales digitales (móviles, pcs, etc...) conectados a internet tendrían que procesar cada mensaje por si mismos y que el medio físico por el cual se enviaban mensajes de un terminal a otro solo se encargaba de encontrar el camino entre un punto y otro. Es decir, todo contenido que viaja por la red es igual, se trata de una señal codificada que representa un conjunto de bits y todas las señales son tratadas como iguales, independientemente de que contengan y de donde vengan. Es por tanto labor de los extremos, de los terminales conectados, el evaluar esa señal, decodificarla y convertirla finalmente en una pagina web, un vídeo de youtube, un mensaje de voz, una señal de televisión, etc...

Este entorno tan libre y equitativo, ha sido la plataforma ideal para que emprendedores de todos lados del planeta sean capaces de hacer llegar su ingenio a cualquier parte del mundo. Empresas como Google, Youtube, eBay o Amazon empezaron siendo un sueño de personas que tuvieron una idea y que gracias a las posibilidades que internet les ofrecía se convirtieron en empresas multinacionales que ofrecen servicios impensables tan solo 15 años atrás.

Ahora, en 2007, tras un largo debate entre empresas y políticos, pero nunca ciudadanos de a pie, se está intentando en Estados unidos que todo esto cambie. Las empresas que controlan los ISP cobran por dar un servicio de conexión a internet a sus clientes. Ademas, empresas que controlan los "dominios" (subredes con nombres fácilmente reconocibles a los humanos, especialmente importantes para las paginas web) también cobran por el alquiler de un nombre dentro de internet.

Sin embargo, si una empresa ademas quiere vender junto con su conexión a internet un servicio digamos de mensajería (como MSN messenger) o de blogs (como blogger), lo tiene muy difícil en un ambiente tan competitivo como el de internet. Cualquiera está dando esos servicios a coste 0, ¿como poder cobrar por ello?

La respuesta es sencilla. Ya que las lineas físicas de conexión (cables de teléfono, cables coaxiales, cables de fibra óptica o antenas para conexión inalambrica) son propiedad de las empresas que realizaron esa inversión en construirlas. Y dado que todo mensaje enviado por internet se procesa a traves de esas lineas por los "servidores" que son propiedad de dichas empresas. Sería fácil eliminar la premisa de "lógica en los extremos", y poner algo de "lógica en el medio".


Por ejemplo, cuando un ordenador de España se conecta a un ordenador en Estados Unidos, el ordenador de España manda un mensaje a través de su ISP, el ISP lo manda al ISP del ordenador estadounidense y este a su vez se lo envía al destinatario. Ahora mismo los servidores solo "enrutan", es decir, encuentran el camino para que el paquete llegue a su destinatario. Pero con la "lógica en el medio", los ISP podrian decidir que si el paquete que el ordenador en España envía es por ejemplo una web, esta debería ser discriminada frente a un paquete de vídeo, y también si esta web esta publicada en una empresa competidora, seria también discriminada, de forma que aunque finalmente la conexión se pudiera realizar, esta quedaría relegada a la conexión mas lenta posible.

De esta forma se controlaría lo que las personas hacen en internet, ya que cuando acceden a ciertos servicios para los que han pagado estos se distribuirían sin problemas por la "vía rápida" y si acceden a servicios de otros operadores, gratuitos o ajenos a cualquier contrato con el ISP, todo quedaría relegado a la "vía lenta"

Si esta propuesta de las empresas de telecomunicaciones mas grandes de Estados Unidos y de las mas grandes del mundo se aprueba en el congreso, estas empresas crearan dos redes, la lenta y la rápida. La rápida contendrá todos aquellos servicios que ellos venden (lo que promovería contratos multimillonarios entre grandes empresas para dar TV, música, telefónica, etc... por internet), y la lenta contendría todo lo que se queda fuera. En esencia, los datos por los que mas se pague, que serán datos audiovisuales, irán por la vía rápida, mientras que consultar webs, compartir ficheros, etc, iría por la vía lenta. En un extremo de todo esto esta el que al dar ese poder sobre la red a las empresas, estas implantarían un código según el cual se reservan el derecho de autorizar un contenido u otro. Por ejemplo, si tienes un amigo que tiene un blog en una pagina A, y tu ISP decide que no autoriza ver contenidos que vengan de A, ese blog quedara censurado para ti hasta que cambies de proveedor, o tu amigo decida pagar por tener un blog en el mismo proveedor que tu.

Los riesgos de esto son muchos, las empresas pueden pactar precios para fijar el mercado a su antojo. Toda innovación que no controlen no tienen porque autorizarla en sus redes (ni las rápidas ni las lentas). Empresas que salían de la nada sin ningun dinero como Google, Yahoo o Amazon, no volverán a surgir, solo nuevos servicios de empresas grandes ya consolidadas que tengan acuerdos multimillonarios con los proveedores. La censura vendrá dada por intereses económicos de las empresas y no por la justicia ordinaria (en base a criterios de libertad e igualdad)

Afortunadamente aun hay esperanza. Muchos senadores norteamericanos (sobre todo demócratas), aprovechando la campaña politica de 2006, se han puesto del lado de lo que allí llaman "net neutrality", que no es ni mas ni menos que oponerse a este intento de cambio de internet. Por otro lado, Estados Unidos no esta solo en el mundo, hay muchos otros países con diferentes puntos de vista. Sin embargo no conviene dormirse ante una noticia así. Pensar que esto aquí no pasara o que no allí lo conseguirán y olvidarse del tema, solo llevara a lamentaciones posteriores. Es necesario concienciarse de que no podemos permitir este nuevo aprovechamiento de los poderosos frente a los débiles, de destruir lo que se ha convertido en una de las mejores herramientas para el avance y la unidad de todo el mundo.

Debéis saber que como en toda democracia el poder esta en nuestras manos, el de denunciar y el de luchar por lo que es justo.

Hay mucho en internet sobre este tema, os dejo el link de una de las web que mas esta haciendo por el "net neutrality" Save the internet

Un saludo a todos.

(Extraído de era-informatica.blogspot.com)