sábado, 27 de junio de 2009

Los medios de comunicación occidentales e Irán


Matthew Cassel
The Electronic Intifada
27/6/2009

En su ininterrumpida cobertura de las manifestaciones en Irán la CNN y otros medios occidentales han emitido “material no verificado” obtenido de páginas web como Facebook y YouTube.

En cualquier parte del mundo, los manifestantes son personas muy valientes cuyas razones para manifestarse abiertamente deberían ser escuchadas y respetadas. Manifestarse es un acto de democracia. Sin embargo, con demasiada frecuencia los medios de comunicación estadounidenses y otros basados en occidente eligen qué manifestaciones cubrir y cuáles ignorar completamente.

A menudo los medios estadounidenses se vanaglorian de ser “los más libres e imparciales” del mundo, completamente independientes de un Estado a diferencia de, por ejemplo, los medios en Irán. Sin embargo, un observador astuto se dará cuenta de que los medios occidentales generalmente eligen noticias y las cubren de una manera que inmediatamente desempeña un papel en la agenda global estadounidense.

¿Quién decide si un tema en concreto es “noticiable” o no? Uno pensaría que ése es el papel de los medios, cubrir temas como conflictos o violaciones de derechos en el momento en el que ocurren por todo el mundo. No parece ser el caso, sin embargo. Parece que la mayoría de los medios occidentales siguen las directrices de sus gobiernos cuando se centran en diferentes temas y luego los cubren de una manera que coincide con la postura de sus gobiernos, de ahí el completo predominio de los acontecimientos de Irán en casi cada medio occidental y la abrumadoramente mayoritaria descripción positiva de los manifestantes y de la oposición como justa. El caso actual de Irán deja claro que son los gobiernos quienes están dirigiendo la cobertura de los medios, en vez de hacerlo las propias agencias de noticias.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 también hubo un marcado giro en la cobertura de temas internacionales por parte de los medios estadounidenses. Poco después de los atentados se aplicó a todo la norma del entonces presidente George Bush de “con nosotros o contra nosotros” y los medios de comunicación e individuos críticos con la política exterior estadounidense fueron inmediatamente demonizados y calificados de “antipatrióticos” o de “anti-estadounidenses”. Para contrarrestar estas acusaciones se hizo frecuente que los presentadores de la televisión estadounidense demostraran su patriotismo y lealtad luciendo pines con la bandera estadounidense.

Estas razones explican por qué mientras en las últimas semanas se estaban desarrollando las elecciones iraníes prácticamente en la mayoría de los medios no ha habido cobertura de las manifestaciones de miles de personas en Georgia o Perú. Incluso se ha sabido que en Perú hubo decenas de muertos durante las protestas o “enfrentamientos”, como se les ha llamado (ya que murieron también más de una docena de policías), más muertos de los que se ha informado que ha habido en Irán.

¿Por qué las protestas en Irán reciben más atención que las que ocurren en otros lugares? Una explicación lógica es que el presidente de Georgia President Mikheil Saakashvili es un aliado clave de Estados Unidos y de la OTAN. Así, occidente y sus medios han permanecido callados acerca de las protestas de la oposición para no prestarles una atención que podrían animar a los manifestantes a continuar y aumentar, lo que sin lugar a dudas debilitaría el gobierno de Saakashvili.


La situación en América Latina, por su parte, es particularmente sensible. La cobertura de las protestas de los grupos indígenas y de quienes los apoyaban en Perú podrían animar aún más estas protestas y exponer las injustas políticas de los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y quizá llevar a Perú por un camino similar al de los cada vez más populares gobiernos de Venezuela o Bolivia. Por supuesto, estas dos naciones son consideradas “anti-Estados Unidos” debido a sus posturas críticas en relación a la intervención estadounidense en América Latina.

Sin embrago, Irán es diferente tanto de Georgia como de Peru. El presidente de Irán Mahmoud Ahmedinejad probablemente ha superado a Osama ben Laden como el individuo más odiado en Estados Unidos. En los últimos siete años muchos altos cargos de Washington han pedido que se emprendan acciones más agresivas contra Iran. Más recientemente el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dio un ultimátum al presidente estadounidense Barack Obama afirmando que éste haría mejor en ocuparse del supuesto programa nuclear iraní porque si no lo haría Israel. Así pues, no es una coincidencia que las protestas en Irán estén recibiendo cobertura las 24 horas del día y sean también uno de los pocos ejemplos en los últimos años en los que altos cargos estadounidense han demostrado su apoyo a los manifestantes, como hizo Obama cuando pidió a Irán que “detuviera toda violencia y acción injusta contra su propio pueblo”. Con toda seguridad éstas no son las únicas protestas que se han encontrado con una violenta represión del gobierno.

Durante años los palestinos han estado organizando manifestaciones no violentas contra el Muro de Israel en Cisjordania. Cada semana los manifestantes se enfrentan al fuertemente armado ejército israelí, son golpeados por él, que además dispara contra ellos balas de acero recubiertas de caucho y botes de gases lacrimógenos que a veces causan muertes. Con todo, durante su reciente discurso al mundo musulmán pronunciado en El Cairo, Obama no hizo referencia alguna a estas protestas y en vez de ello pidió a los palestinos que “abandonaran la violencia” y adoptaran métodos no violentos. Días después de este discurso un palestino murió y un adolescente resultó herido durante la protesta semanal y, sin embargo, la administración estadounidense no hizo petición alguna a Israel de que “abandonara todas las acciones injustas y violentas” contra el pueblo palestino. Y los medios han continuado en silencio al respecto aun cuando cubrir las manifestaciones hubiera sido tan sencillo como un viaje de 30 minutos en coche desde la mayoría de las oficinas de Jerusalén cualquier viernes.

Además, en el momento cumbre de los llamamientos de la administración Bush en favor de la “democracia” en Oriente Medio, en Egipto surgió un movimiento indígena democrático para desafiar la corrupción y las fallidas políticas económicas del presidente egipcio Hosni Mubarak. Compuesto de trabajadores que organizaron huelgas sin precedentes durante cuatro años y que fueron creciendo en número a cada concentración sucesiva, las manifestaciones recibieron poca cobertura por parte de Estados Unidos. Es algo que resulta extraño dada la duración de las huelgas y el tamaño de las protestas, que varios observadores consideraron que podrían dar lugar a algo mucho mayor en Egipto, quizá a una “revolución”. La falta de cobertura de estos acontecimientos por parte de los medios sólo puede explicarse por las relaciones entre Estados Unidos y Egipto. Mubarak, que ha gobernado Egipto durante casi dos décadas, con frecuencia es considerado un dictador debido a su represión de las figuras políticas de la oposición y de periodistas críticos con su gobierno. A pesar de todo, sigue siendo uno de los principales aliados de Estados Unidos en Oriente Medio, de modo que occidente tolera las “acciones injustas y violentas” contra los egipcios.

De forma parecida, durante el ataque de tres semanas por parte de Israel a Gaza el pasado invierno hubo multitudinarias manifestaciones sin precedentes por todo Oriente Medio en apoyo a los palestinos del asediado territorio. De nuevo, estas manifestaciones recibieron una atención menor, si es que la recibieron, posiblemente porque desafiaban la versión de los medios de comunicación y de Washington de que Israel estaba “luchando contra Hamás".


También de acuerdo con esta versión, en los medios occidentales se emitieron pocas imágenes filmadas dentro de Gaza. De forma parecida a lo que está haciendo Irán ahora, Israel prohibió a los periodistas entrar en Gaza durante los ataques. A pesar de ello, hubo muchas emisoras satélite en lengua árabe. como Al-Jazeera, que informaron sobre el terreno con imágenes de prácticamente cada cosa que ocurría allí .

Cuando se mostraban imágenes de CNN o de sus competidores, en general no hacían honor al horror al que se enfrentaban los palestinos de Gaza. No recuerdo haber visto ningún vídeo de los cientos de niños de Gaza muertos mostrado por los medios estadounidenses. En cambio, hace dos días CNN emitió imágenes de una mujer que había recibido un disparo y que se desangró hasta morir en un calle de Teherán. La mayoría de estos vídeos virales están grabados con los móviles de ciudadanos y llevan un logo especial creado por CNN para el “material no verificado”.

Pero hay gran cantidad de “material no verificado” con imágenes violentas de Oriente Medio y de otros mucho lugares por todo el mundo en los últimos días, semanas y años que nunca se ha emitido. En YouTube, Facebook y Twitter hay vídeos y testimonios de los que se puede disponer rápidamente y que esperan, casi suplican, que los medios estadounidenses se den cuenta de su existencia. Pero la cobertura de ciertos lugares puede contradecir la política exterior estadounidense allí, algo que la mayoría de los medios están demostrando que no desean hacer.

Si las elecciones y manifestaciones en Irán han demostrado algo es que existen innegables divisiones muy profundas que afectarán enormemente el futuro del país. En todo caso, es una opción personal elegir qué lado se apoya, si es que se apoya alguna. Y la responsabilidad de los medios es ser independientes de las autoridades y presentar una información fiel en un contexto para que las valoraciones de los consumidores de noticias sean informadas y no elaboradas a base de la política exterior de los gobiernos occidentales.

Unos medios de comunicación libres e independientes son una parte esencia de cualquier democracia y algo de lo que occidente demuestra cada vez más que carece.

--------------------

Matthew Cassel es ayudante de director de The Electronic Intifada. Su blog es http://justimage.wordpress.com.

(Extraído de www.rebelion.org)

Artículos relacionados:

Muerte ante la cámara ¿Qué vida valía más?

EE.UU. quiere deslegitimar las elecciones iraníes