lunes, 28 de julio de 2008

Marina d'Or en Bagdad

Estados Unidos planea construir un parque temático en la fortificada Zona Verde


Oscar Abou-Kassem
Madrid - 08/05/2008

El Pentágono quiere montar un parque temático al más puro estilo de Disneylandia en el corazón de Bagdad. El proyecto, con un presupuesto de 500 millones de dólares, contaría con hoteles de lujo, centros comerciales, un museo, un estadio de fútbol, un auditorio y restaurantes junto a un lago.

El plan se desarrollaría en el zoo de Bagdad, junto a la Zona Verde, ahora fortificada y aislada del resto de la capital iraquí. Detrás del idílico proyecto se encuentra la empresa C3, la creadora de los parques temáticos de Disney.

¿Una inmensa zona moderna de ocio en mitad de una guerra? En C3 lo ven todo de color de rosa. Su vicepresidente, John March, relativizó el 24 de abril en la cadena Fox News el problema de la violencia en Irak: "En California también hay tiroteos y todas esas cosas. El peligro está en todas partes, lo importante es que será tremendo para Bagdad".

El presidente de C3, Llewellyn Werner, está entusiasmado con la idea. A finales de abril visitó Bagdad para explicar sus planes a las autoridades locales y a los posibles inversores. "Soy un hombre de negocios. No estoy aquí porque piense que sois buena gente. Creo que se puede hacer dinero aquí", dijo Werner.

La primera fase del proyecto se completará con la construcción de una pista de monopatines. Werner lo explicó en un inglés deliberadamente ralentizado: "Uno de los deportes que más está creciendo es el de los monopatines". Se espera que las rampas estén listas para julio. Antes se enviarán a Irak piezas para montar, en las fábricas estatales, 200.000 monopatines que serán repartidos gratuitamente entre los niños iraquíes, junto a cascos y protecciones para las rodillas. El parque del patín costará un millón de dólares.

Falta de ocio

Al Gobierno iraquí también le parece fantástico. "Hay una falta de ocio en la ciudad. Los cines y los parques están cerrados. Se necesita un parque de atracciones. Los niños no tienen la oportunidad de disfrutar su infancia", declaró Ali Dabbagh, portavoz del Ejecutivo iraquí, a la agencia AP.

Los iraquíes se han asegurado el control del parque. C3 tendrá los derechos exclusivos sobre los hoteles y las viviendas que se edifiquen en la zona.

El Ayuntamiento de Bagdad ha cedido a Werner la explotación de la zona durante 50 años por una cifra que no se ha hecho pública.

El proyecto se desarrollará en fases y pretende revitalizar la maltrecha cadena de fábricas estatales. Se trata de 192 empresas que fueron cerradas por Paul Bremer en 2003 con la idea de potenciar la inversión privada. El resultado fue desastroso y acabó con medio millón de iraquíes sin empleo.

El vicesecretario de Defensa, Paul Brinkley, ha creado un grupo para revivir la economía nacional iraquí. "Hay todo tipo de oportunidades de inversión en Irak. Pero no sólo de hidrocarburos. La mitad de la población iraquí tiene menos de 15 años. Estos niños necesitan algo que hacer", dijo Brinkley.

Los inversores apuestan confiando que se repita en Bagdad la recuperación económica que han vivido otras ciudades que han padecido guerras como Beirut o Sarajevo.

Pero hay otras condiciones previas a la bonanza financiera que afectan a la capital iraquí. Los ataques con morteros contra la Zona Verde se han multiplicado desde que el Gobierno iraquí y las tropas de EEUU iniciaron en marzo su ofensiva contra la milicia chií del clérigo Muqtada Al Sáder.

Según el Ejército estadounidense, el 80% de los cohetes lanzados contra la Zona Verde provienen de Ciudad Sáder, bastión de los seguidores del clérigo chií.

Los combates entre las tropas del Gobierno iraquí, apoyadas por las estadounidenses, y el Ejército del Mahdi, la milicia chií, son tan intensos que las autoridades locales temen un éxodo masivo de los vecinos de Ciudad Sáder, en el este de la capital.

En las últimas semanas, los enfrentamientos han dejado unos 1.000 muertos y más de 2.500 heridos, la mayoría civiles. Incluso ahora, que aumentan los ataques contra la Zona Verde, los diferentes planes de inversión previstos han hecho subir sus ya altos precios.

Hace un año, la cesión de un metro cuadrado durante 50 años costaba 60 dólares. Ahora, el mismo metro cuadrado en la misma zona supera los 1.000 dólares según las autoridades estadounidenses.

La Zona Verde necesitará de una gran inversión para adaptarse a las necesidades del faraónico proyecto. "No hay sistema de alcantarillado ni eléctrico. Todo lo hacen los generadores. No hay un servicio para reparar las carreteras. Los únicos servicios son los que ofrecemos nosotros", cuenta el capitán Thomas Karnowski, encargado del plan de desarrollo en la zona.

(Extraído de www.publico.es)