lunes, 28 de julio de 2008

Un segundo Guantánamo

IslamOnline.net
26-07-2008

El pasado 18 de julio varios abogados defensores de derechos humanos denunciaron los planes estadounidenses de construir un vasto campo de detención en Bagram, la principal base militar estadounidense en Afghanistan, “un segundo Guantánamo” al margen de la ley.

“Estaremos en contra del uso de Bagram como un agujero legal, como un segundo Guantanamo, como un lugar en el que no se aplica la ley”, afirmó la abogada Barbara J. Olshansky, según informa Reuters.

“Creo que está muy claro que la razón por la que Estados Unidos eligió construirlo dentro de la base aérea es que no quieren que se apliquen ahí las decisiones judiciales que podrían emanar de la justicia afgana”.

El Pentágono anunció sus planes de construir un centro de detención en la base de Bagram con una extensión de 40 acres y una inversión de 60 millones de dólares. El nuevo centro de detención está pensado para dar cabida a más de 1.100 prisioneros.

La base de Bagram, en la que permanecen detenidas en jaulas rodeadas de alambre de espino 625 personas sin cargos, tiene una infame reputación de lugar en el que se tortura y humilla a los detenidos.

En 2002 murieron dos hombres que estaban bajo custodia estadounidense en la base.


El pasado mes la Organización Afgana de Derechos Humanos (AHRO, por sus siglas en inglés) afirmó que 10 niños de edades comprendidas entre los 9 y los 13 años estaban detenidos en esta mal reputada base.

Desde la invasión estadounidense de Afganistán en 2001 también han pasado por la base camino a Guantánamo cientos de prisioneros.

“Estamos seguros de que en este nuevo Guantánamo no podremos hacer más seguimiento de los prisioneros del que podemos hacer ahora”, declaró el presidente de AHRO, Lal Gul, al Instituto de Información sobre Paz y Guerra (IWPR, por sus siglas en inglés).

“El 95% de las personas que han sido liberadas de Bagram tiene problemas psicológicos. Algunos de ellos han sufrido mutilaciones. Condenamos no sólo esta prisión, sino todas las hechas por los estadounidenses en Afganistán y en otras partes del mundo”.

Estados Unidos tiene a cientos de personas detenidas desde hace años en su infame centro de detención de Guantánamo. Ha declarado a estas personas “combatientes enemigos” para negarles sus derechos legales según la legislación estadounidense.

Cobertura

Los abogados de derechos humanos acusaron a Washington de atacar a los periodistas que están cubriendo las prácticas estadounidenses en Afganistán e Iraq.

“Muchas de las personas detenidas en Afganistán e Iraq son periodistas locales que estaban cubriendo en conflicto en sus propios países”, afirmó Olshansky.

“Cuando Estados Unidos detiene a periodistas, fotógrafos, cámaras, y los retiene durante largos periodos de tiempo sin cargos, sin juicio y sin pruebas, sabemos en parte el objetivo de ello es, simplemente, mantenerlos callados”.

El ejército estadounidense retiene en Bagram a Jawad Ahmad, que trabajaba para la televisión canadiense (CTV), acusado de ser un “combatiente enemigo ilegal”.
“No ha sido acusado de ningún crimen según la ley estadounidense, la afgana o el derecho internacional”, afirmó Tina Monshipour Foster, directora ejecutiva de la Red Internacional de Justicia.

Olshansky coincidió en que el objetivo de la detención de Ahmad es “asegurarse de que ni el pueblo de estos países ni el estadounidense sepa lo que está ocurriendo allí. Estados Unidos afirma que está sembrando las semillas de la democracia ... y, al mismo tiempo, al encarcelar a los periodistas está minando los incipientes intentos de hacerlo”.

(Extraído de www.rebelion.org)