jueves, 26 de junio de 2008

Investigación sobre una foto manipulada

Michel Collon
Traducido por Caty R.

Esta foto está circulando extensamente por la red con el comentario: «Londres, 20 de marzo, el GCHQ, la agencia gubernamental de comunicaciones que vigila electrónicamente a medio mundo desde el espacio, ha confirmado la acusación del Dalai Lama según la cual los soldados del Ejército Popular de Liberación chino, disfrazados de monjes, provocaron las revueltas que mataron o hirieron a cientos de tibetanos...»

Esta fotografía supuestamente lo demuestra y por lo tanto ha indignado a mucha gente.

Ahora observen atentamente la fotografía y jueguen al juego de los siete errores…

Los 7 errores

1) ¿Han visto alguna vez una foto-satélite tomada con ese ángulo de visión?

2) Nos dicen que los soldados se disfrazan de monjes para hacer el papel de provocadores, ¿son tan estúpidos como para realizar semejante operación secreta en plena calle?

3) Nos dicen que la fotografía es reciente, justo anterior a los sucesos, ¿qué lo demuestra?

4) Pregunté a un amigo que conoce el Tíbet. Dice que esta foto no puede haberse tomado el 14 de marzo, bajo un sol primaveral, porque la primavera no llegó al Tíbet este año hasta el 21 de marzo.

5) También me dijo que todas las bicis-taxi de Lhasa cambiaron de color desde el año 2005.

6) Añadió que los uniformes que llevan los soldados no se utilizan desde hace mucho tiempo.

7) Era necesario, por lo tanto, realizar una pequeña investigación que nos ha llevado a descubrir una versión muy diferente…

Pero entonces, ¿de dónde ha salido la foto?

En realidad, la foto data de 2003. Durante el rodaje de una película los monjes se negaron a hacer de figurantes, así que se encargó que lo hicieran los soldados y en la imagen reciben su ropa de figurantes. Parece que allí es una práctica frecuente. En cualquier caso, nada que ver con las recientes imágenes de TV que muestran a los monjes actuando violentamente y destruyendo los comercios en Lhasa.

Bien, eso parecía tan desmesurado que a pesar de todo había que comprobarlo. Pues bien, en realidad, se puede encontrar la confirmación en… el sitio pro independentista que difunde la «foto acusadora».

La fotografía lleva el siguiente subtítulo: «Este no es un ‘movimiento táctico' inusual por parte del gobierno chino, como se puede ver en la cubierta posterior del informe 2003 del Tibetan Centre for Human Rights and Democracy (Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia). Esta fotografía parece que se tomó cuando los monjes se negaron a participar en una película y los soldados recibieron la instrucción de ponerse esas ropas».

Interrogado sobre esta manipulación, el webmaster del sitio respondió que a pesar de todo asoció la foto al texto que acusaba a los chinos «con el fin de mostrar el tipo de engaños que utilizaron los chinos en los recientes disturbios». Cada uno que juzgue esta deontología periodística.

A continuación, las organizaciones de todo tipo, simple y llanamente, suprimieron el pie de foto para dar a entender que la misma era reciente y que se trataba de una estratagema del ejército chino. Desde entonces la foto está dando la vuelta al mundo…

¿«Fotos-satélite»? No es la primera vez…

1) No es la primera vez que pretenden demostrarnos «la verdad» con fotos-satélite. En 1990 Estados Unidos aseguró que disponía de fotos-satélite (que nunca se han publicado), «que demostraban» que Sadam Husein iba a invadir Arabia Saudí. Este truco de satanización desempeñó un gran papel para manipular a la opinión pública.

2) En 2003 Estados Unidos difundió fotos-satélite «que demostraban» que Iraq poseía armas de destrucción masiva.

3) Recientemente han repetido la misma estrategia con respecto a Irán (ocultando que Israel posee doscientas cabezas nucleares ilegales)

¿Puede mentir una imagen?

Por lo tanto este es el momento de recordar que se puede mentir con las imágenes. Sin hablar de las técnicas gráficas actuales de los grandes cineastas, como Chris Marker, que demostró de una forma brillante que un comentario puede conseguir que una imagen diga cualquier cosa y parezca creíble. En realidad, la propia imagen no nos dice:

1) Cuándo y dónde se ha tomado.

2) Lo que muestra de verdad.

3) Lo que oculta (qué ocurre mientras tanto, antes o después…)

Todos ya nos hemos dejado atrapar por estas imágenes antes. Naturalmente, cada uno formará su propia opinión sobre la cuestión del Tíbet intentando comprobar las dos versiones y estudiando los intereses y objetivos de las dos partes, especialmente los de George Bush, a quien el Dalai Lama admira tanto. Pero, en cualquier caso, tenemos derecho a una información que no esté manipulada. Sugerimos a las personas que difundieron esta imagen que difundan también la rectificación. Gracias por su atención.